Dax, ville thermale

Dax, el termalismo está en su naturaleza

Dax y Saint-Paul-Lès-Dax son el primer destino termal de Francia.

Cada año, 60.000 agüistas vienen a disfrutar de los beneficios de las aguas termales y del barro termal local (el famoso peloide).

Único en su género, el destino termal cuenta con 15 establecimientos termales y un hospital termal. Todos ellos ofrecen los mismos tratamientos basados en productos similares.

La estación termal de Dax está especializada en reumatología y flebología y desde hace varios años, ofrece una respuesta eficaz a los que sufren de fibromialgia.

Los primeros testimonios de la actividad termal de la ciudad se remontan a la época romana. Tras haber invadido Aquae Tarbellicae, los Romanos descubrieron los beneficios de las aguas locales y del limo del Adour. Había nacido el termalismo en Dax.
Hubo que esperar unos siglos para que se desarrollase la actividad termal. En el siglo XIX, el auge del ferrocarril permitió la llegada masiva de numerosos agüistas que venían a probar las aguas a la capital del sur de las Landas.

 

fontaine dax

Entre historia y actualidad

El siglo XX fue testigo del desarrollo del termalismo en Dax hasta su máximo esplendor. Se construyeron nuevos establecimientos modernos. En los años 50, nació el termalismo médico con el reembolso de las curas termales pro parte de la Seguridad Social. Dax se convirtió entonces en el destino preferido de los agüistas de toda Francia. Sesenta años más tarde, Dax sigue siendo el primer destino termal de Francia.

Muchos vestigios son testigos de la historia termal de la ciudad. La Fontaine chaude (Fuente Caliente), el agujero de los pobres o la estatua del legionario demuestran esta historia termal secular de Dax. Más contemporáneos, el Hotel «Les Thermes» diseñado por Jean Nouvel, las numerosas fuentes o el Consorcio de aguas y barros son prueba de que el termalismo en Dax está de plena actualidad.